Duro

Si, duro. El cáncer es una enfermedad dura, donde uno lucha por su vida y, a veces, uno tiene la sensación de estar muy sólo aunque estés rodeado de gente que te quiere pendiente de ti.
Donde por cada noticia buena uno tiene la sensación de recibir cuatro malas.
Donde parece que estés metido en un túnel sin ninguna luz.
Donde uno se pregunta cada día de dónde saca la fuerza para vivir y seguir ese día adelante.
Donde uno acaba perdiendo la fe en los tratamientos, y los sigue tomando por prescripción facultativa, pero ya sin fe.
En esos momentos tan duros y solitarios, hay que levantar la cabeza, seguir adelante, y pensar que si pasas el Puente del Kinvat y compareces ante esa Luz Infinita que dicen existe, al menos que no sea por haberte rendido.
Que puedas decir que peleaste la buena batalla con todas tus fuerzas.
Y quien sabe, a lo mejor cuando comparezcas, sea porque has vencido hace muchos años, y esta enfermedad te ayudo a descubrir facetas nuevas, y sirvió para que otros no se sintieran tan sólos, gracias a ti.
Y si sirve para eso, dale por bien pasado.
Enós Pastrana

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los amigos y la familia son la fuerza de mi vida

Luz que Agoniza

Orgullo LGTBI+ 2019 Madrid : Para atrás, ni para tomar impulso