Recuperar mi vida, olvidar mis miedos.

Hace unos días, informé masivamente de la actualización de este blog.
Dicha información no era para darme mas a conocer, ni conseguir mas seguidores en este blog (cosa que si se consigue, bien, pero que tampoco me preocupa), ni ser famoso (dijo una vez Woody Allen que todos tenemos 15 minutos de fama...y hace muchos años ya tuve mi ración) ni menos aún convertirme en una especie de "influencer" de la Ostomia, pues ya existen blog muy interesantes y completos, como el de David Muñoz Palancar, que para mi son una referencia en ese campo, y del que aprendo cada día.
No, el motivo es otro. El motivo es el de compartir mis opiniones y experiencias como ostomizado con quien lo quiera leer, y que si lo que cuento ayuda a una sola persona, pues consideraré cumplido mi objetivo.
Uno, a veces, se siente muy solo con esto de la ostomía, aunque estés rodeado de gente que te quiere, porque a veces uno cree (mal, pero se cree), que nadie te va a entender.
Mi propósito con esto es enseñar a otros, a través de mi propia experiencia, que HAY VIDA DESPUÉS DE UNA OSTOMIA.
Que tener una ostomía NO ES el final de nada, si no un punto y aparte, donde renovarte, rehacerte, hacer algunos ajustes, y recuperar tu vida.
Que la vida te da otra oportunidad de aprovechar tu tiempo para disfrutarlo.
Para darte cuenta de toda la gente que te quiere, y dejar las prisas a un lado, y disfrutar con quienes te aman.
Para compartir tu experiencia vital con otros, que vean que hay vida después de la ostomia. Porque cuando compartimos nuestra experiencia con otros, nosotros mismos ganamos en seguridad y confianza, y damos la mano a otra persona para que se levante de la postración, salga adelante, y sepa que no está sola, y nos pueda acompañar si le apetece. O al menos, que sepa que estamos ahí para él/ella.
Para aprender unos de otros contando nuestras experiencias, y pequeños trucos, y participar en cursos donde aprender de los profesionales, o donde nuestras experiencias puedan ayudar a esos profesionales a conocer mejor lo nuestro.
Porque nuestros familiares también necesitan nuestro apoyo, dado que siempre están ahí para ayudarnos, pero a veces, enquistados en nuestro dolor, olvidamos que están ahí. Y debemos pararnos un poco y dar las gracias a quienes nos rodean y aman, y nos ponen su hombro cuando necesitamos llorar.
Porque la vida es bella, y después de un invierno frio y cruel, viene siempre la primavera, con su fuerza vital, su luz y su belleza, y vale la pena vivirla, y vivirla con quienes nos aman.
Este es, en resúmen, el motivo de ese envío masivo.
Yo, poco a poco, voy recuperando mi vida: voy saliendo por las tardes cuando hay que hacerlo, voy recuperando mi gusto por la ducha sin temor a que se suelte la bolsa....y si se suelta no pasa nada, porque se cambia y punto. A experimentar con las comidas, ver lo que me sienta bien, regular o mal, y recuperar el gusto por la comida.
Recuperar mi vida, olvidar mis miedos. Y todas estas cosas, mejor o peor escritas, las escribo con el corazón en la mano. Porque escribiendo mis experiencias exorcizo el miedo y lo expulso de mi. Porque una vez que expulse mis miedos, seré otra vez una persona igual de libre que era antes de la Ostomía.
Agradecer a tantas y tantas personas que me han apoyado y me están apoyando a día de hoy. Ellos son mis héroes.
Un abrazo a todos vosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los amigos y la familia son la fuerza de mi vida

Luz que Agoniza

Orgullo LGTBI+ 2019 Madrid : Para atrás, ni para tomar impulso