"Se fue el caimán, se fue el caimán, se fue para Barranquilla..." O bien: Una gestión peor imposible.

En Septiembre de 2010, a punto de comenzar mis vacaciones, publicaba yo en las Notas de mi perfil en Facebook este artículo, en el que contaba cómo veía yo la gestión del nuevo Jefe de Personal Subalterno, que hemos padecido, sufrido o cualquier cosa similar que podáis pensar similares a esta, desde entonces hasta ahora.
Me reitero en todo lo escrito, y no solamente eso: creo que fui demasiado bueno en el trato que se le da en este artículo. 
Esa persona ha sido el mayor desastre, como jefe y como profesional, que he podido padecer. Ahora, otros pobres desgraciados le estarán padeciendo.
Ahora que no está, se está volviendo al sistema de trabajo que él abandonó: 1 celador por planta, dos celadores en quirófano....pero con menos gente. Su gestión consistió en reducir el número de celadores y aumentar la carga de trabajo de los que quedábamos, sin importarle nada el agotamiento de las personas a su cargo. Ni él podía llegar a más, ni el cargo que desempeñaba, llegó jamás a menos.


REFLEXIONES, MUY PERSONALES, SOBRE UN FIN DE CURSO LABORAL.

31 de agosto de 2010 a las 17:52
Con el comienzo de las vacaciones de verano, en mi caso, siempre doy por concluida una etapa, y doy comienzo a otra. Lo que en el mundo educativo llaman Curso Académico.

Esta vez, me apetece realizar una reflexión, y compartirla con quien la quiera leer. Por descontado, no siento cátedra ni pretendo tener la verdad, pues quienes dicen tener la verdad son los intolerantes y los totalitarios. yo tengo, en todo caso, MI verdad, que no espero que nadie asuma ni comparta. Alguien me podrá decir que soy parcial y subjetivo, y es verdad. Yo hablo desde mi punto de vista, que es parcial y subjetivo. Yo no creo ni en objetividad, ni en la imparcialidad ni en la neutralidad

Para que os hagáis una idea, os contaré que, en mi hospital y en mi turno, si nos remontamos 3 años atrás, por ejemplo, la situación era, aproximadamente, esta:

2007:
JEFES DE PERSONAL SUBALTERNO: 1
ENCARGADOS: 2
CELADORES DE PSIQUIATRÍA: 9
CELADORES HOSPITAL GENERAL: 86-90

2010
JEFES DE PERSONAL SUBALTERNO: 1
ENCARGADOS DE TURNO: 5
CELADORES DE PSIQUIATRÍA: 9
 CELADORES HOSPITAL GENERAL: 69

 Cuando mi actual Jefe de Personal Subalterno accedió al cargo que ahora ocupa, allá a mediados de Octubre de 2008, tuvimos una reunión todos con él, en la que tuve la precaución de tomar unas notas personales: esta es la copia de lo que allí se dijo y se comprometió.

RESUMEN DE LA REUNIÓN MANTENIDA ENTRE EL JEFE DE PERSONAL SUBALTERNO DEL TURNO DE LA MAÑANA CON LOS CELADORES DEL TURNO. Mediados de Octubre de 2008

Siendo las 08:00 horas, en el lugar del Hall del HG conocido como “Cerramiento”, tiene lugar la reunión prevista entre XXX (nuevo JPS del Turno de Mañana), con los celadores de dicho turno. Asisten algo más de 40 celadores, lo que supone más del 90% de la plantilla asistente ese día, y cercano al 50% de la plantilla total del turno de mañana.

Nos informa que ya es oficial su nombramiento como Jefe de Personal Subalterno de Turno de Mañana del Hospital General.

Nos informa que va a intentar cambiar la situación de presión constante y creciente que estamos recibiendo, con una vuelta de tuerca de presión cada día por parte de la dirección. Considera que debemos formar un equipo unido entre nosotros.

Nos informa que la dirección no va a cubrir las bajas que se puedan producir. Que ha solicitado que se contrate a una persona, y se lo han denegado.

Nos informa que ahora se están dando en tiempo los días que se le deben a todo el mundo, de manera que si antes, otros, no te daban todos los días que te correspondían, ahora se dan todos los días que, a cada uno, le corresponden. Por eso, ahora la media es que ahora queden nada más dos personas en Retén.

En consecuencia, todos los sitios donde antes iban celadores de apoyo, ahora ya no van a recibirlos:

 la 2º centro (Neurocirugía),
 3º Rea (Reanimación y Despertar Postquirúrgico),
 7ºUCI,
 8º Hemofilia y CAPD
 11ª Centro (Neurología), etc.  Además, uno de los dos celadores de la 11, a partir de ahora, saldrá al ascensor a partir de las 11 de la mañana, y ya no volverá a la planta.

Reitera la necesidad de formar un equipo unido, dejar de hacer cosas que no nos pertenecen, etc, pero debemos ponernos de acuerdo todos en las cosas que son nuestras y en las que no, para que luego no suceda que uno se niega a hacer algo porque no es nuestro, y luego viene otro y lo hace.

Con posterioridad, se produce la intervención de varios celadores, exponiendo los diferentes problemas que estamos sufriendo, y la situación de presión que soportamos. Al hilo de la cuestión, A (celador de quirófano), expresa su malestar porque no se les pague la Jornada JAPE cuando ellos, muchas veces, si están en Retén,  y les han dicho de ir a alguna planta a apoyar a un compañero, han ido. Se plantea asimismo la posibilidad de no ir a dichos servicios, si no tienen que ver con quirófano.

 La reunión acabó, aproximadamente, a las 08:20 h.

En esos tres años, se han perdido, nada más en mi turno, aproximadamente unas 20 plazas de celadores, sobre todo porque las plazas que se han ido amortizando por las jubilaciones no se han cubierto, tal y como él nos aviso, sin que parezca que hayan hecho mucho para solventarlo o evitarlo; se han reducido las contrataciones, personas con años de trabajo están renovando (los que no han despedido) de seis en seis meses, o incluso de 3 en 3 meses....Plantas que hace tres años tenían un celador toda la mañana, han pasado a no tenerla y a tener que llamar a Conserjería para hacer los encamados, o para llevar a los pacientes a pruebas o consultas con la pérdida de tiempo que eso ocasiona: Esta es la forma actual de trabajar un día cualquiera de muchos servicios del Hospital General para pedir un celador que lleve a un paciente a cualquier prueba:
  • El Encargado de Turno coge el teléfono, apunta lo que se pide y, si tiene celadores a mano envía a alguno y si no llama a alguno para que vaya cuando acabe la prueba que esté haciendo en ese momento.
  • Cuando acaba, el celador va al servicio, esperando los ascensores hasta que llega uno que le acerque (14 plantas, son muchas plantas para subirlas a pie varias veces al día).
  • El celador llega al servicio que ha llamado a conserjería, donde le esperan impacientes por la tardanza, coge el paciente, le lleva como se indique necesario para la prueba en cuestión…y vuelta a empezar, y así todo el turno. Y sin olvidar que, en un hospital, las pruebas menos urgentes son siempre para antesdeayer…
 Y mientras esa presión se acrecienta y acrecienta, y los celadores en mi turno disminuimos y disminuimos, con un liderazgo débil, inane y claudicante, el número de Encargados de Turno aumenta y aumenta, y una sensación de hartura y cansancio con los jefes que nos dirigen se extiende, sorretada, entre la mayoría de los celadores del turno.  

Hace tres años teníamos, de media, un Encargado de Turno por cada 40-45 celadores: ahora hay un Encargado de Turno por cada 12, aproximadamente. Pero claro, yo entiendo que hay una serie de compromisos o favores por cumplir por algunas personas. También entiendo que, quien puede hacerlo, nombre no a los más preparados, si no a los más sensibles a las presiones de arriba, a los que estarán dispuestos a cargar con carros y carretas para no tener que  volver a levantar un paciente, o empujar una cama nunca jamás.

Siendo justos, cada uno de los Encargados tiene una función:

2 Encargados para el Hospital General (como antes: esos dos nos llevaban a todos)
1 Encargado para Urgencias (nueva creación)
1 Encargado para Quirófanos (nueva creación)
1 Encargado para Celadores de Hospitalización (nueva creación)

¡¡ Cuantas veces ha subido un compañero para ayudarme a levantar, ha hecho un encamado…y se ha tenido que ir corriendo porque le llamaban a otro servicio. Llegar la hora de acostar a los pacientes, llamar y decirme que no sube nadie porque no hay gente…Y al día siguiente, con menos personal aún, con otro celador en el servicio en que yo estaba el día antes, no solamente han subido 2 a ayudar a lavar y levantar a todos los pacientes, si no que luego han vuelto a subir otros dos, mas tarde, para ayudar a acostarles !!.

Y comentar la encargada, con pena, explicar, encima, que “es que el servicio X está muy mal”. Uno se calla muchas veces para no liarla, y porque liarla siempre es cansadísimo, pero uno, ante eso, se pregunta a sí mismo: "¿Qué pasa, que nada más están mal esos servicios cuando van los amigos de la Encargada correspondiente, y está bien cuando van otros que no son tan amigos, un día antes o un día después?"Pues eso mismo ha pasado en mi propia cara, y sin inmutarse la encargada en cuestión lo más mínimo. A veces, tengo la sensación de que se elige para estos puestos al mismo tipo de competentes personas

En un día cualquiera de un mes cualquiera (aunque, claro, empeora en verano) se llegan a juntar, muchas mañanas, 3 y hasta 4 encargados a la vez en la Conserjería. Los fines de semana hay dos encargados a la vez, compitiendo entre ell@s a ver quién coje el teléfono. En Retén, se ha pasado de 6 y hasta 10 celadores para atender las diferentes necesidades del Hospital a 2 ó ninguno. El último fin de semana que yo estuve, éramos 9 celadores para todo el Hospital General. Y con eso tuvimos que atender las 14 plantas y los múltiples servicios del hospital. ¿Quién da más por menos?

En una situación de crisis económica, donde el Gobierno de España está reduciendo gastos por todos lados, donde a los trabajadores de las Administraciones Públicas se nos ha reducido el sueldo, donde se están reduciendo altos cargos… ¿es lógico mantener a 6 personas al frente de un total de menos de 70 trabajadores, cuando 3 años antes había más de 90 personas trabajando y las llevaban entre 3 jefes, y funcionaba a la perfección comparado con la situación actual? En cualquier empresa similar, al reducirse el número de trabajadores se habría reducido, de manera proporcional, el número de cargos, pues lo contrario no resulta economicante rentable. Además de que se produciría un ahorro importante si, además de reducir número de encargados, cobraran, exclusivamente, los mismos conceptos que cobramos los celadores de a pie, y no por conceptos que los demás celadores no tenemos y ellos si, y que les supone casi doblar su sueldo mensual.

Por ello, yo pediría la supresión de 3 de esos puestos de Encargados, hasta quedar con 2 Encargados y 1 Jefe de Personal Subalterno, y que l@s encargad@s cesantes pasen a ser parte del Retén.¿Es necesario un Encargado cada 10 celadores? 

 Much@s de nosotros, cuando volvemos a casa después del trabajo, llegamos con un agotamiento físico horrible, causado por el esfuerzo laboral que se nos exige por parte de los Encargados, para que a ellos les salgan buenas estadísticas cara a sus superiores, pues está claro que han olvidado lo que es ser un celador normal y corriente. Pero nada es eterno, y por muy jefecillo de celadores que hoy seas, algún día volverás a ser celador, y tus compañeros te darán el mismo trato que tú hayas recibido. Aunque claro, en mi hospital a la mayoría, cuando les cesas, cogen una baja larga ( 6 meses o un año) “por depresión”, y luego se van a un ambulatorio con poco curro, donde, previsores, han pillado plaza, y santas pascuas.  

Esta es, pues mi opinión y reflexión personalísima sobre la situación que estamos viviendo los celadores en mi hospital. No pido a nadie que la apoye o la comparta, como dije al principio, y en las críticas no hay nada personal a las personas que puedan sentirse aludidas, motivo por el cual no pongo nombres de nadie, si no a la forma de trabajar, a mi modo de ver defectuosa y errónea.

Si alguien se siente aludido o criticado de manera personal, le pido disculpas de antemano, pero no critico A LAS PERSONAS (por eso no menciono nombres), las cuales me merecen respeto (algunas personas más que otras, para qué mentir), si no a LAS ACTITUDES Y A LAS POLÍTICAS de las que son meras herramientas que se sirven de sus indudables cualidades y valía profesional.