HUMORADAS Y SERPIENTES DE VERANO

Todos los veranos nos encontramos con lo que los medios de comunicación llaman "serpientes de verano", es decir, noticias sin importancia alguna que pretenden aparentar importancia, o que el Gobierno lanza para encubrir otras, esas sí verdaderamente importantes, que le perjudican. Este tipo de noticias suelen ser de carácter emocional más que intelectual. Este verano el Gobierno, como todos los años, lanzó el cansino asunto de Gibraltar justo cuando las acusaciones de corrupción ya habían alcanzado todos los niveles imaginables.
Este verano, durante mis ya olvidadas vacaciones, recibo uno de esos envíos frikis que suelen ir casi sin mirar a la carpeta de Spam. Aburrido que estaba, en vez de borrarlo directo, me dio por echarle una lectura. Total, tiempo tenía de sobra, y aburrimiento un poco, y siempre podía leer algo curioso. Cuando acabé la lectura, me descojoné de la risa. La cosa no podía ser más divertida. Parecía uno de esos chistes de Ernesto Sevilla, o de las boutades del Gran Wyoming. Pero no, no era una broma. Era algo que se había mandado completamente en serio, oye.
Un popular, conocido y respetado "Jurista" (del que no diré el nombre ni daré datos porque para qué) ha hecho una "nueva Constitución". El bodrio infumable de este señor consiste en la MODIFICACIÓN de unos 12 artículos de la vigente Constitución Monárquica y dos títulosNada más. Esa es la estupenda e inmejorable reforma que el "Sabio Jurista" hace.
Eso sí, en su reforma del apartado 2 del Artículo 56, dicho señor hace una innovación radical: Inventa la República Monárquica/Monarquía Republicana, o mejor aún: la Monarquía Electiva de los Visigodos (y eso sí que es conseguir la cuadratura del círculo) cuando, hablando del Jefe del Estado (en ningún momento habla del Presidente de la República en su texto) dice que:
2. Su título es el de Jefe del Estado. Si resultara democráticamente elegido un ciudadano descendiente de cualquiera de las casas reales que hubo en España podrá usar además el título de Rey de España
Hala: Un Presidente de la República que puede ser Rey de España: ¿Os imaginais un momento oir algo así: "Su Majestad Católica el Presidente de la República del Reino de España"? 
Pues eso, que me he reído mucho, y con el calor que hacía, me animó a ir a la piscina y darme un remojón. Aún me me estoy riendo.